Consejos para sobrevivir a una relación de lejos

“Amor de lejos, amor de pen…..”, “amor de lejos, felices los 4”. Estas son frases que comúnmente escuchamos respecto a las relaciones a distancia. He de aceptar que antes de que yo estuviera en este tipo de relación, también me causaban gracia estos dichos populares. De igual forma, cuando sabía que alguien cercano a mí estaba en una relación de lejos, sentía cierto tipo de tristeza, por no decir lástima, ya que me imaginaba una relación “de a mentiritas” donde no existía un compromiso real.

Bien dicen que “no escupas hacia el cielo que en tu misma cara te puede caer” y es justo lo que a mí me pasó. Nunca imaginé que me iría a involucrar en una relación a distancia y que me iría a enamorar de una forma tan intensa.

Me hubiera encantado que alguien me aconsejara antes de iniciar con una relacióna de lejos, así hubiera sabido con anticipación cómo funciona la dinámica de la distancia. Y aunque en realidad sí hubo algunas personas que me dieron sus puntos de vista, he de decirles que la mayoría de estas “recomendaciones” tenían una connotación negativa.

“Yo tenía una amiga que tenía una relación de lejos con un chico de Costa Rica, al principio todo era perfecto, él iba a visitarla a Argentina y ella iba a verlo también, pero después él la dejó por otra chica que sí lo podía acompañar en las fechas importantes”, me dijo una amiga. “¡Ay amiga! ¡¿qué te digo?! Mi ex novio y yo no pudimos vencer la distancia, él se fue a hacer su especialidad médica a otro país y simplemente nos fue muy difícil llevar nuestra relación de lejos”, me comentó otra de mis amigas. “¿Y cómo sabes que mientras tú me estás contando de él con tanta ilusión, él no está con otra chica?”, me decían y aún me dicen muchas personas más.

Sé perfectmente lo complicado que es llevar una relación de lejos, sin embargo recibir este tipo de comentarios lo hace todavía más duro. Y si algo he aprendido en este tiempo es que no hay peor enemigo que una misma. Una piensa y se imagina que si a otra persona le fue mal, a una también le podría ir así. En ocasiones la mente te hace unas jugadas en donde los pensamientos te traicionan insistiéndote una y otra vez que lo suyo no durará y que quizá él te está siendo infiel mientras tú lo entregas todo.

Después de haber pensado cuáles son los consejos que me hubiera gustado que me dieran al inicio de mi relación a distancia, definí un decálogo que a continuación comparto contigo que estás en una relación de lejos o que estás por involucrarte en una, así ya sabrás si te avientas al ruedo o no.

1.- Definir su relación: 

Antes de que decidas involucrarte en una relación a distancia, define junto a tu pareja qué tipo de relación será. Con esto me refiero a si será una relación donde únicamente los 2 participarán o si será una relación abierta. Comento esto porque aunque en mi caso desde un inicio establecimos que sería una relación exclusiva entre mi novio y yo, he escuchado de otras parejas donde llevan una relación abierta en donde ambos pueden salir con personas en sus respectivas ciudades o países en lo que se ambos llegan a establecerse en el mismo sitio. Conversen también hacia qué rumbo les gustaría ir como pareja, cómo se ven en el corto, mediano y largo plazo y fijen fechas tentativas para reencontrarse (entre más seguido, mejor).

2.- Confianza: 

Si ya definieron su relación y todo está más que claro, deberás moverte hacia el siguiente paso: la confianza. Si tu novio o novia está contigo (aunque sea a la distancia) es porque definitivamente le interesas. Ponte a pensar cuántas personas existen en el mundo como para que esa persona quiera peder su tiempo contigo que estás a cientos o miles de kilómetros. Deja de armar historias trágicas en tu cabeza. Si un día no te contesta el teléfono o algún mensaje,  no significa que necesariamente te esté engañando con alguien más. Recuerda que todos tenemos vida propia y actividades diarias. Confía en que si está contigo, es porque te quiere.

3.- Comunicación: 

La comunicación es básica en cualquier relación, no importa si están en la misma ciudad o a kilómetros de distancia.Al tener una relación de lejos, la comunicación debe volverse la base principal entre ustedes. Intenta comunicarte lo más que puedas con él/ella, sin saturarlo/a. Puedes enviarle un mensaje de buenos días en la mañana, alguna foto o nota de voz por la tarde, y lo más importante, llamarse por teléfono en algún momento del día, pero que sea todos los días sin excepción. Habrá días que posiblemente hablarán más que otros, dependiendo de la agenda de cada uno, así que no te desanimes si un día sólo hablaron 10 ó 15 minutos, seguramente al día siguiente será más larga su llamada o incluso podrán hablar por skype.

4.- Detalles: 

He de decir que desde que tengo una relación de lejos, mi bolsillo se ha visto perjudicado, no sólo porque hemos invertido en ir y venir a nuestros respectivos países, sino también porque en el inter nos hemos hecho detalles mutuos. Flores, chocolates, peluches, globos, perfumes y ropa, han sido algunos de los regalos que nos hemos obsequiado. Sin duda alguna esto me ha afectado económicamente hablando, pero emocionalmente me ha llenado mucho. Ya sea que cumplan un mes de novios, sea San Valentín, Navidad, su cumpleaños o simplemente un día en el que le quieres subir sus ánimos, enviar algún detalle a la persona que amas lo pondrá muy feliz. Si tu bolsillo no te da para estar enviando tantos regalos, recuerda que también existen otro tipo de detalles: enviarle una foto, un collage de ustedes dos, un video saludándolo y/o un correo electrónico donde expreses tus sentimientos, son algunas ideas que te pueden sacar de apuros en esos días donde tu billetera no da para más.

5.- Compromiso: 

Al igual que el tema de la comunicación, el compromiso es fundamental en cualquier relación, pero específicamente en una relación de lejos se nota todavía más. Esto incluye que ambas personas se compromentan a poner de su parte para que las cosas funcionen. Si viven en ciudades o países distintos y quieren que todo marche bien, ambos deberán hacer un esfuerzo por ir a visitar a la otra persona tan seguido como se pueda. ¿Que esto conllevará un gasto para ambos? desde luego que sí, ¿que esto implicará que tengas que administrar extremadamente bien las vacaciones de tu trabajo o de tu colegio? indudablemente también, sin embargo es algo que deberán considerar desde un inicio si de verdad quieren que todo funcione. ¿De qué te sirve ver a tu novio/novia únicamente por skype? Recuerda que el contacto físico es fundamental, así que comprométete y no esperes que sólo sea tu pareja quien vaya a visitarte. Te recomiendo que desde hoy estés cazando las ofertas de aviones, autobuses, hoteles y paquetes para que economicen al máximo en cada viaje que hagan. De igual forma y regresando un poco al punto #1, si tú y tu novio/a ya definieron que su relación es “cerrada”, es decir, que quieren que sea exclusiva entre ustedes 2, toma este compromiso con madurez y siempre sé muy honesta/o con tu pareja y contigo misma/o. No se trata de si se el otro se entera o no, sino a que no hagas algo que no te gustaría que te hicieran como por ejemplo mentir, salir con algún pretendiente, coquetear y mucho menos ser infiel. No juegues con los sentimientos de una persona que te quiere. Además, tarde o temprano todo se paga en la vida y no creo que quieras correr ese riesgo.

6.- Paciencia: 

Si algo he podido desarrollar en este tiempo, sin duda alguna ha sido la paciencia. He de reconocer que nunca me he considerado una persona paciente, pero en una relación de lejos no te queda de otra si quieres que las cosas funcionen. Esperar para verse en el próximo encuentro se puede volver una pesadilla si no sabes esperar. Recuerdo la primera vez que iba a venir mi novio a México, eran tantas mis ganas de verlo que quería que el tiempo pasara rápido para que él llegara a mi país, así que decidí bajar una aplicación en mi celular llamada “Countdown” que tal como su nombre lo indica, es una cuenta regresiva hacia la fecha que tú le indiques, en este caso, la fecha en la que él estaría conmigo. Todos los días sin excepción abría la aplicación para ver cuántos días, horas, minutos y segundos faltaban para el gran día. Y así se me fue haciendo costumbre en cada viaje. De cierta manera, esto apaciguaba un poco mi ansiedad por verlo.  Pero la paciencia no sólo aplica para los encuentros, sino también para la vida diaria. A través del tiempo he comprendido que al igual que yo, mi novio tiene su propias actividades por lo cual no necesariamente responderá mis llamadas o mis mensajes a la hora que yo quiera. He aprendido a ser paciente y coordinarnos para poder conversar en el momento más adecuado para los dos y no sólo en el momento que a mí se me facilite más.

7.- NO hacer caso a los comentarios negativos: 

Como ya lo mencioné anteriormente, es muy común que en cuanto tu círculo social se entere de tu relación a distancia, les dé por hacerla de psicólogos / consejeros aún cuando tú no pidas consejo alguno. Seguramente recibirás todo tipo de comentarios; algunas personas  te animarán y alentarán para que sigas con esa hermosa relación que has iniciado, pero he de decir que en mi caso particular, recibí más comentarios negativos que positivos. Incluso gente cercana a ti como alguna amiga especial, tu hermana o tus mismos padres te pueden desanimar. No te lo tomes personal, seguramente estas personas te quieren tanto que les da temor que puedas salir herida/o. Toma lo que te sirva como consejo y elimina todo aquello que te deje intranquila/o. De hecho yo te recomendaría que al inicio de tu relación fueras un poco más prudente de compartir con otras personas con respecto a esa gran ilusión que tienes, puesto que incluso habrá gente un tanto envidiosa que querrá sembrarte dudas e inseguridades pues probablemente ellos no han tenido suerte en el amor. Recuerda que cada cabeza es un mundo y que cada quien opina como le ha ido en la feria, así que lo que le haya sucedido a una persona, por más cercana que sea a ti, no necesariamente te sucederá a ti. Toma lo bueno y desecha lo malo.

8.- Ocuparte: 

Tener una relación a distancia puede volverte una persona obsesiva si no tienes autocontrol. Deja de revisar tu celular cada 10 segundos para ver si tu pareja te envió un mensaje, deja de ver sus redes sociales cada hora para ver si hay algo nuevo de qué enterarte, deja de esperar a que te llame, deja de fijarte si aparece conectado en WhatsApp y simplemente ocúpate. Recuerda que tu pareja NO es tu esclavo/a y no tienes porqué controlarlo/a o cuestionarle dónde ha estado, con quién ha hablado y por qué no se ha comunicado contigo en las últimas horas. Recuerda que él/ella, al igual que tú, también tiene su propia vida, amigos, familia y actividades. Hay demasidas labores para que te puedas mantener ocupado/a tú también: haz ejercicio, lee un libro, ve una serie, adopta un nuevo hobbie, arregla tus espacios personales, habla con tu familia o con algun amigo/a, sal a un parque o a un museo, vete de compras, ve videos en YouTube, en fin, hay demasiadas cosas por hacer. De hecho todas estas actividades que te acabo de mencionar son algunas de las que yo hago cuando la asiedad me empieza a llegar. Incluso descubrí en mí un nuevo talento: cocinar. Sí, antes no cocinaba y ahora me doy cuenta lo mucho que lo disfruto. Y así como yo, seguramente tú también tienes varios talentos que aún no has descubierto por estar pensando por qué tu novio/a no te llama. Así que ya lo sabes, deja de darle vueltas a tu cabeza y ocúpate.

9.- Planes a futuro: 

Como en todo proyecto, si no se tienen metas establecidas en conjunto, es muy difícil que se pueda prosperar. El que ustedes tengan un proyecto a futuro hará que se sientan más seguros sobre el rumbo de su relación. Así que luego de un tiempo juntos, analicen quién de los 2 tiene más posibilidades de cambiar su residencia o incluso si un nuevo país es una opción viable para ambos. Recomiendo que este tipo de conversaciones se tengan en persona, ya que es un asunto delicado y que se puede malinterpretar si no se habla frente a frente. Aquí se trata de que ambos vean todo el panorama y analicen en qué lugar podrían tener mayor estabilidad como pareja, mejores oportunidades laborales, mejor nivel de vida, entre otras variables. Piensen cuáles son los pros y contras y tomen una decisión. Con esto no me refiero a que forzosamente tengan que contraer matrimonio, pero pueden comenzar por establecerse en la misma ciudad para conocerse un poco mejor y que esto los lleve a decidir si quieren dar el siguiente paso, ya sea casarse, vivir juntos o incluso iniciar una familia.

10.- Intuición: 

Dicen que las mujeres tenemos un sexto sentido y estoy totalmente de acuerdo. Pero independientemente si eres hombre o mujer, todos somos humanos y tenemos una voz consejera integrada a nuestra cabecita que nos dice cuando las cosas marchan bien o no tan bien. Si tu pareja te busca poco, te pone pretextos para no ir a visitarte, te dice que tiene poco dinero, que está muy ocupado en su trabajo y que por eso no te ha llamado, si cuando vas a verlo no te presenta a su familia o a su círculo cercano, si muy rara vez tiene detalles contigo, si descubres que te miente o incluso que te ha sido infiel, o si simplemente no tiene planes a futuro contigo, yo te diría que pensaras muy bien el continuar en esa relación. A veces es tanta nuestra emoción por iniciar una relación e incluso se vuelve un cierto tipo de amor romántico el tener una relación a distancia, que nos dejamos cegar por la realidad que nos rodea. Dicen que cuando a una persona le interesas se nota, pero cuando no le interesas se nota más, así que presta mucha atención y por más duro que sea, si percibes que esa persona no está comprometido/a al 100% contigo, es mejor terminar. Tú vales mucho y ya llegará la persona que sí valore tu corazón. Nunca ruegues ni mendigues amor ni en un relación a distancia ni en ninguna otra. Recuerda que el amor es algo que surge por convencimiento propio y no porque se obligue.  Si por el contario, tú sientes que tu pareja realmente te ama y está interesada en ti, no sólo porque te lo dice sino porque lo demuestra con acciones, quédate tranquilo/a y simplemente disfruta tu relación.

Evidentemente este decálogo lo hice con base en mi experiencia de casi 1 año junto a mi novio, quien vive a miles de kilometro de distancia de mí. Puede ser que algunos de estos consejos te sirvan y otros no, pero justo como lo describí en uno de estos incisos, toma lo que te sea útil y desecha lo que para ti no tenga valor, ya que cada relación es muy distinta de otra.

Espero que te haya gustado esta publicación y que me compartas algunas otras recomendaciones que a ti te han funcionado en tu relación a distancia. También puedes compartir este artículo con alguien a quien creas que le puede servir esta información.

Muchas gracias por leerme 🙂

Anuncios

Amar a larga distancia

Sé que debí de haber empezado este blog desde hace tiempo, pero resulta que es hasta hoy cuando se me ocurre hacerlo.

Bueno, primeramente me presento contigo. Me llamo Ana, tengo 27 años, soy mexicana y desde hace 8 meses tengo una relación con un chico de Perú. ¿Cómo inició nuestra historia? Te la cuento a continuación.

 Hace 2 años una muy amiga mía se fue a hacer un máster a España. Allá ella hizo muchos amigos de todas partes del mundo, entre ellos a mi actual novio. Al terminar el máster, cada quien regresó a su país de origen, sin embargo 5 meses despúes, mi amiga me comentó que un amigo de ella de Perú vendría a México por cuestiones laborales y quería que la acompañara a salir en grupo con él. Lo más curioso de todo es que yo acababa de terminar una relación de poco más de 2 años con otro chico y no me encontraba con la mejor disposición, ni de conocer gente, ni de salir de fiesta.

 Recuerdo que era viernes el día en que mi teléfono móvil sonó, por ahí de las 22 horas y era el novio de mi amiga diciéndome: “¿dónde estás?, ¿por qué no has llegado al bar? ¡te estamos esperando”, en eso yo le dije: “¿sabes? me siento muy cansada, sé que había quedado en salir con ustedes pero creo que por esta noche me quedo en casa y coordinamos para encontrarnos mañana”, a lo que él me respondió: “No seas así, ya te estamos esperando, hace tiempo no nos juntamos contigo y queremos verte… ¡vente!”. Por tratarse de una amiga sumamente especial, acepté reunirme con ellos en el bar en el que se encontraban.

 Al llegar al bar, me ocurrió algo que quizá para algunas personas es difícil de creer y la verdad que no los juzgo, ya que hasta para mí es difícil de explicar. Bueno, pues cuando ingresé a ese bar y llegué hasta la parte donde se encontraba mi amiga junto con su novio y amigos, vi al que hoy en día es mi novio y sentí algo que nunca antes había sentido, algo dentro de mí me dijo que él era para mí, de verdad que no sé como explicarlo. Mi amiga me lo presentó y me quedé un buen rato conversando con él, y yo, con mi mirada tan coqueta, no pude evitar mostrarle “disimuladamente” mi interés por él. Eso fue el 12 de junio del 2015 y desde ese día hasta la fecha, no pasó un solo día en que dejáramos de conversar aún cuando él ya había vuelto a su país.

 Después de varios semanas seguidas de estar en contacto, coordiné con mis amigas un viaje a Perú, bajo el pretexto de “conocer” Machupicchu, aunque para ser honesta, yo ya conocía Perú y también esa zona arqueológica en un viaje que había hecho en el 2010, sin embargo como mis amigas aún no habían ido para allá y dado el gran atractivo turístico de dicho país, la idea les pareció fabulosa. Cuando le avisé a él sobre mi viaje, no pudo contener su emoción y desde ese día estuvimos organizando todo el itinerario para que todo saliera perfecto. Y así fue, pasé 10 increíbles días en distintas partes de Perú: Lima, Cusco, Aguas Calientes, Machupicchu y la zona de playas del sur de Lima.

 Casi en los últimos días del viaje, él me pidio que fuera su novia, algo que relamente me sorprendió, ya que yo no estaba muy segura que él quisiera arriesgarse a tener una relación a larga distancia, pues todos sabemos que no es algo sencillo de llevar. Al principio me resistí un poco en aceptar, no porque no quisiera, sino porque creo que tenía demasiado miedo a volver a salir lastimada, ya que como lo comenté hace un par de líneas, yo llevaba poco tiempo de terminar con mi antigua relación y aún tenía algunas heridas que sanar, sin embargo él me insistió y me hizo ver que a veces perdemos más cosas por el miedo a perder y que más vale intentarlo y decir “no funcionó”, a de plano nunca intentarlo.

 Así que desde el 19 de noviembre del 2015 iniciamos una relación. Desde esa fecha, ambos hemos estado en comunicación todos los días y también nos hemos hecho visitas a nuestros respectivos países. Debo decir que efectivamente NO es nada fácil llevar una relación a la distancia, sin embargo también estoy convencida que tener este tipo de relaciones puede llegar a fortalecer aún más los sentimientos siempre y cuando ambas personas tengan el compromiso y las ganas de que las cosas salgan bien.

 En los siguientes post compartiré una serie de recomendaciones para quienes viven en esta situación. Todo esto es con base a mi experiencia y puede ser que a ti te sirva o puede ser que no, pero si al menos a una persona le funcionan yo me doy por bien servida.

 Si tú estás en una relación a distancia o estás dudando si debes intentarlo o no, yo te diría: arriésgate e inténtalo. El camino no será nada secillo, pero te aseguro que sí muy satisfactorio cuando logren vencer todos los obstáculos que se les presenten en el camino.